facebook

 

 twitter

 

 youtube

 

 linkedin

   
Miércoles, 13-Diciembre-2017
Español (spanish formal Internacional)Galician (Galego)English (United Kingdom)
Mapa web
El Puerto testa sus planes de seguridad en el supuesto de una colisión de buques con vertidos al mar
Jueves, 23 de Noviembre de 2017 15:57
AddThis Social Bookmark Button

simulacro centro controlEl puerto de Vilagarcía fue escenario esta mañana de un simulacro en el que se trabajó sobre el supuesto de una colisión entre dos buques a la altura de la escollera de Ferrazo y en el que intervinieron diversas administraciones con competencias en esta materia.

El ejercicio sirvió para poner en práctica la coordinación entre el Plan Interior Marítimo del Puerto de Vilagarcía y el resto de planes de contingencia con competencias aplicables en este escenario; testar las técnicas de repuesta a derrames de hidrocarburos; y evaluar los protocolos, incluidos en el Plan Camgal, de respuesta a derrames de sustancias químicas potencialmente peligrosas, en el marco del proyecto Mariner

La presidenta de la Autoridad Portuaria, que siguió el desarrollo del ejercicio desde el centro de control de emergencias de la Autoridad Portuaria, destacó que el simulacro “ha permitido poner a prueba el mecanismo de respuesta conjunto entre los distintos organismos involucrados en un escenario de contaminación marina accidental por sustancias químicas y por hidrocarburos en el ámbito del Puerto de Vilagarcía”, y valoró muy positivamente tanto la cooperación de los diferentes organismos participantes como los resultados del simulacro, que se desarrolló entre las 10 y las 12.20 horas

Se trata de la primera ocasión en que la Autoridad Portuaria de Vilagarcía realiza un simulacro que implica la utilización de trajes de lucha contra la contaminación que forman parte del equipamiento específico para este fin de la Consellería do Mar, disponible en buques del servicio de Gardacostas de Galicia; es también el primer ejercicio en el puerto de Vilagarcía que testa la activación del Plan Camgal.

El ejercicio comenzó con un aviso recibido en el Centro de Control de Emergencias de la Autoridad Portuaria procedente del buque Alfa, notificando que había colisionado a la entrada del puerto con el buque Beta. El capitán informa de que a consecuencia de la colisión han caído al mar bidones con una sustancia nociva y potencialmente peligrosa, y se disponen a evaluar la carga perdida y el estado del resto de la carga.

Por su parte, el segundo buque implicado en la colisión sufre daños en los tanques de combustible, lo que ha ocasionado un derrame de unas 25 toneladas de fuel, si bien estima que aún continúa saliendo combustible.

Con la información recibida, se decide la activación del Plan Interior Marítimo de la Autoridad Portuaria en grado de emergencia 1, notificándose a autoridades locales, director del Plan Territorial de Contaminación Mariña Accidental de Galicia (Plan Camgal) a través de la Sala de Operaciones de Gardacostas de Galicia, Capitanía Marítima, y Centro de Control de Salvamento Marítimo de Fisterra.

A continuación, el director del Plan Camgal acuerda la activación de este en fase de alerta, primero, y tras una primera evaluación del sinestro a cargo del Centro de Control de Emergencias de la Autoridad Portuaria, en fase de emergencia, nivel mínimo, lo que supone la activación de la estructura organizativa y medios propios para hacer frente a las operaciones en la mar.

Se constituye un órgano de Coordinación integrado por el representante de la Delegación del Gobierno, el capitán marítimo y el coordinador de operaciones en mar del Plan Camgal, que se reúne en el Centro de Control de Emergencias del puerto.

Acto seguido, se ordena la inspección de los buques por parte de la Capitanía Marítima, priorizándose la respuesta al vertido de sustancias potencialmente peligrosas. A fin de evitar que una posible nube tóxica pueda afectar a la zona portuaria, se ordena al buque de Gardacostas “Irmáns García Nodal” desplegar una cortina de agua que sirva para abatir la nube; además, se lanzan boyas de deriva por parte del INTECMAR para el seguimiento del posible vertido de hidrocarburo. Se establece una zona de exclusión en el mar alrededor del accidente, por posible riesgo químico, por parte de la unidad de Gardacostas de Galicia y el Servicio Marítimo de la Guardia Civil. Se emplean modelos informáticos para calcular la evolución de una posible nube tóxica, así como la deriva de los bidones.

Se confirma por parte del buque Alfa que han caído dos bidones al mar, no presentando daños el resto de la carga. La búsqueda permite localizar uno de los bidones en el mar, sin daños, y un segundo en la costa, dañado, por lo que se controla el acceso a la zona de operaciones en tierra (en la playa de O Preguntoiro), con la intervención de Policía Local, en la zona extraportuaria, y Guardia Civil y Policía Portuaria, en la zona portuaria. El personal del Servizo de Gardacostas de Galicia, equipado con trajes para la contaminación nuclear, radiológica, biológica y química, procede al encapsulamiento del bidón varado. Con esta intervención se dan por terminadas las actuaciones relacionadas con el riesgo químico.

Por otro lado, se confirma la existencia del derrame de combustible procedente del buque Beta, movilizándose los medios necesarios para la lucha contra la contaminación por parte de Sasemar. Se despliegan los medios de respuesta del puerto y de Sasemar, y se rodea el buque con barrera de contención. Mediante programas informáticos específicos, el Centro de Control de Salvamento Marítimo de Fisterra y el INTECMAR realizan respectivamente una evaluación del comportamiento la mancha y sus posibles riesgos, y una simulación de su previsible deriva.

Se ordena la salida del helicóptero Pesca 1 para evaluar el vertido de hidrocarburo, informando este de que la mancha amenaza con llegar a la costa. La utilización de los medios de respuesta contra la contaminación (barreras anticontaminación y skimmers) consigue la contención y retirada del hidrocarburo y evita que el producto alcance la costa.

Al termino del simulacro se celebró una reunión con todos los participantes para su valoración, destacándose especialmente que la intervención de los diferentes organismos ha permitido poner a prueba los recursos de todos ellos (medios humanos y materiales, y sistemas informáticos) consiguiéndose una aproximación integral a todas las variables del supuesto trabajado, con resultados muy positivos.